IDEAS DE UN JUBILADO V

       huelgafeminista  ¡Lo importante sobre todo es que ella este feliz! Y bueno, viven bien. Él gana un buen sueldo… A los críos no les falta de nada, van a buenos colegios. A ella tampoco le falta nunca nada. A mí me hubiera gustado que hubiera ejercido de periodista… al ser la primera que tiene un título universitario en la familia. Pero bueno, las circunstancias. A él lo destinaron a Sevilla y era una oportunidad, rápidamente la boda, enseguida el crio…luego la cría. Total que entre unas cosas y otras…No ha podido ser. A ver si ahora que ya empiezan a ir los dos al colegio y que estamos cerca por si hubiera que echar una mano… Pero bueno, eso tendrá que decidirlo ella. Yo no debería pensar tanto en esto…  Como dice mi mujer: –“Si organizaras tu vida igual que organizas las de los demás te iría mucho mejor”–. ¡Que no tiene razón! Que yo no soy de meterme en la vida de nadie… ¡Aunque en este caso sí, que quieres que te diga! ¡Me hacía a mí ilusión ver el nombre de mi hija y… Mi apellido, porque no decirlo, firmando una crónica o una noticia o una opinión o lo que sea que haga un periodista! De todas maneras, todavía hay tiempo. ¡Si no se queda preñada otra vez…! Que como a todos los tontos les da por lo mismo, y este es muy tonto.(PAUSA) Me hubiera gustado a mi ver qué hubiera pasado de ser al revés… Que a ella la llamaran de un trabajo magnifico, una gran oportunidad y él hubiera tenido que renunciar a llevar las cuentas de los bares militares de Sevilla y hubiera contado gin-tonic en su casa cuidando del crio. Seguro que hubiera llevado más cuidado de no “quedarse preñado” otra vez,  para tener más tiempo libre para sus cosas…

¡Ni de coña! En pleno siglo XXI y ya te digo yo a ti que si alguien tiene que renunciar en su proyecto profesional en una pareja esa va a ser normalmente una mujer. Y más si va a tener un hijo. Para triunfar de verdad laboralmente una mujer tiene que ser o fea, o lesbiana, o estéril; o si es guapa, tiene que renunciar a tener pareja. ¡Ah! Y está mal follada seguro… Y a cualquiera de ellas, siempre, en todos los casos, le hace falta un macho alfa que le quite toda la tontería. Y esto lo sé yo porque soy un tío y entre nosotros nos comunicamos así desde el pleistoceno. Y si nos cambias algo nos aturullamos. (PAUSA)

         ¡Madre mía! ¡Si me oyera mi mujer diciendo esto, flipaba! Yo que no he ayudado en casa en la vida… Y no por pereza… Si no por educación, soy un producto de una educación que, aunque fuera tardofranquista, nos inculcó unos valores en los que los roles masculino y femenino estaban claramente diferenciados y traspasarlos estaba mal visto por la sociedad, que la calificaba a ella como una vaga perezosa y a nosotros como unos afeminados y calzonazos… De hecho aún ocurren estas cosas y debemos luchar contra ellas, si no con el ejemplo, porque llegado a cierta edad las costumbres están muy arraigadas y no son fáciles de cambiar, si al menos tratando de que las generaciones futuras tengan claro que no hay diferencia entre hombre y mujer… Y dicho esto ya he cubierto mi cuota de feminismo de salón para este mes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s